Esperamos contar con tu colaboración y tu presencia.

Blog actualizado a 2 de marzo de 2017







La Casa Palacio de las Godoyas
                             Esta bella casa de tres plantas distribuye sus ventanas y balcones  
                             cuidadosamente marcando tres ejes o calles. Todo el interés decorativo
                             se concentra en el eje central, en el que destaca la portada de cantería,
                             con dos pilastras sobre pequeños plintos y con unas placas recortadas,
                            de bordes moldurados y coronadas por pirámides. Sobre la portada una
                            cornisa sirve de apoyo al balcón central, amplio, con fuerte baranda de
                            hierro reforzado su apoyo con hierros en forma de S. El hueco
                            del balcón repite idéntica disposición a la portada, encuadrado por
                            una especie de marco fuertemente moldurado, recorrido por una
                            cornisa constituida por tres estrechas molduras y una gola. La
                            segunda planta se resuelve mediante una galería de arcos enmarcados
                            por pilastras; los arcos se ciegan hasta la mitad mediante un antepecho,
                            mientras que el arco central, más grande, se ciega completamente
                           para recibir un escudo de mármol de la familia Del Moral. En los ejes
                           laterales destacan las rejas en amplio saledizo, bellamente decoradas
                           las del piso primero.



El interior se abre entorno a un patio central. La galería superior se soporta sobre cuatro columnas de mármol blanco, con zapatas de madera labradas con motivos geométricos, sobre las que descansan los dinteles o vigas de madera. En una esquina se abre la caja de escaleras, en dos tramos, adornado por el escudo de pintura mural de la familia Del Moral, y dos arcos sustentados por una columna de mármol blanco que dan paso a la galería superior.



Contiguo a la casa se conserva un jardín, como tantos otros que este tipo de ricas mansiones tenían, y que funcionaba como ampliación de la vivienda, zona de recreo e incluso como pequeño huerto de subsistencia.





Otras casas de parecido esquema podemos encontrarlas en la comarca, en lugares como Ugíjar, Ohanes o Laujar de Andarax.
Fue construida a finales del siglo XVII o comienzos del XVIII, probablemente por la familia del capitán D. Francisco del Moral y su esposa Dª Francisca Campos, miembros de importantísimas familias hidalgas descendientes de los repobladores, que, tras la expulsión de los moriscos, llegaron a Fondón en 1572, procedentes en su mayoría de Valdepeñas de Jaén.
Cuando esta casa estaba prácticamente arruinada, en 1988 la familia propietaria y el ayuntamiento llegaron a un acuerdo para, tras su restauración por una escuela-taller, hacer de este inmueble un uso compartido. De esta manera la familia sigue habitándola, en el piso superior, y el resto del edificio es de uso municipal.






      Tras varios años siendo la sede del ayuntamiento, ha pasado a convertirse desde el verano de 2011 en un centro cultural y expositivo.  Dispone de una pequeña sala de conferencias y ocho espacios expositivos.

Actualmente se pueden ver las siguientes exposiciones:

- La Arquitectura señorial de La Alpujarra. Muestra de elementos arquitectónicos de las casas señoriales y burguesas de la comarca. Azulejos, canaleras, herrajes, zapatas de madera,... de unas casas singulares e históricas.



- La Alpujarra de los Banú Hassan. Esta exposición nos enseña la vida en nuestra comarca hace 1000 años. Cuenta con interesantes piezas. (En la sala de exposiciones temporales, suele alternarse con otras muestras)





-Máquinas y herramientas antiguas. Ingenios del pasado que aliviaban el duro trabajo: telares, medidas, sierras, rueca, picadora, molinillo,...








-La Escuela antigua. Una recreación de un aula que bien pudo ser la de Fondón. Fotografías y documentos ilustran la vida y la actividad de maestros y alumnos desde 1860.






-Cerámica Artística y Popular en La Alpujarra, con piezas prestadas por numerosos vecinos, y entre las que destacan una colección de azulejos de comienzos del siglo XIX, una canalera con relieves del s. XVIII, y un enorme lebrillo de fajalauza.






-La casa señorial y burguesa. Muebles y objetos que recrean una sala y un dormitorio de una vivienda importante de otra época.


-La Muerte no es el Final. Ánimas y Difuntos en La Alpujarra. Esta muestra hace un recorrido por la historia de los enterramientos y la peculiar devoción que existe en nuestra comarca por las Ánimas Benditas del Purgatorio.